Orden en casa: ¿qué hacer con las cosas de clase que ya no necesitas? - Escuela de Hábitos
orden en casa

Orden en casa: ¿qué hacer con las cosas de clase que ya no necesitas?

¿Cuántas cosas de clase que ya no necesitas tienes por casa? Seguro que unas cuantas. Y es que uno de los secretos para el orden en casa y tu zona de estudio es deshacerte de lo que ya no necesites. Para que no ocupe un espacio que ahora necesitas para otras cosas, para que no esté en medio molestando, para no aumentar la sensación de desorden y caos, y para que tener cada cosa en su sitio te ayude a organizarte mejor.

Todos acumulamos sin darnos cuenta

Es normal acumular cosas de clase que ya no necesitas. El tiempo pasa, dejas de utilizarlo, pero lo has guardado en el mismo sitio de siempre. Y ahí se queda. Piensa un momento en todo esto de clase que seguro ya no utilizas: libretas que ya has terminado, trabajos y redacciones entregadas, copias de exámenes corregidos, trozos de plástico de forrar, blocs de dibujo terminados, montones de fotocopias, libros de bolsillo leídos, trabajos de plástica, láminas de dibujo artístico o técnico, trozos de cartulinas, bolis y rotuladores que aún funcionan pero que no usas… y por supuesto libros de texto, muchos libros de texto de años anteriores.

Acumulamos dos tipos de cosas: libros y material de cursos anteriores, y los del curso actual, de trimestres pasados.

Normalmente lo que se hace con todo eso es dejarlo en el mismo sitio en el que estaba cuando se utilizaba, o todavía tenía una utilidad. Y ahí está el fallo. Porque ese libro, libreta o material ya usado, ya no “se merece” estar ahí. Ese espacio lo necesitas para las cosas que más utilizas, las de ahora, y también las que van a venir durante este mismo curso.

Cuatro ideas para ordenar/deshacerte de eso

Así que lo que te proponemos es hacer una pequeña “Operación Limpieza” en tu zona de estudio y habitación. Lo primero es ir sacando todo de la mesa, cajones y armarios, allá donde esté, para ver ver realmente qué es, si todavía tiene utilidad; y si no es así, ¿qué vas a hacer con ello?

Sácalo todo, ponlo sobre el suelo o la alfombra para verlo y decidir mejor. Recuerda: cosas de años anteriores y también cosas de este mismo año pero que ya no tienen uso. Una vez con todo eso delante de ti, decide.

Estas son nuestras cuatro ideas favoritas para ordenar y deshacerte de todo eso:

  1. Recíclalo: libretas ya gastadas, folios y fotocopias, cartulinas, hojas de autorización… principalmente todo lo de papel. Si no lo vas a necesitar (¡seguro que no!), haz una pequeña excursión al contenedor de reciclaje más cercano a tu casa.
  2. Cédelo: un hermano, un primo, algún amigo de la familia… es posible que todavía puedan sacarle partido, especialmente a los libros de texto, libros de lectura, y algún material todavía funcional.
  3. Dónalo: y si no conoces a nadie interesado en esos libros, siempre puedes acercarte a alguna biblioteca municipal, parroquia, asociación vecinal u ONG, donde gustosamente los aceptarán.
  4. Consérvalo: puede que haya algún material que todavía quieras conservar. Por ejemplo cosas de dibujo, algún rotulador, lápices, plástico para forrar, pinturas o ceras que puedas utilizar en el futuro. O algún libro de lectura que simplemente quieres conservar para siempre. Si es así, búscales un lugar más “escondido” para no tenerlas delante estorbando.

El orden ayuda a la organización, y la organización a que rindas mejor en tus estudios. Hacer esto una o dos veces al año, no te costará y a cambio te dará mucho. Así que… ¿cuándo empiezas la “Operación Limpieza”

Y es que con Hábitos se estudia mejor.

— Maje y Berto

Deja tu Comentario: