Cómo no retrasar algo que no te apetece hacer - Escuela de Hábitos
retrasar

Cómo no retrasar algo que no te apetece hacer

Todos hemos estado en esa situación: tienes que hacer algo para clase pero no te apetece nada. Retrasar es algo que hemos hecho todos. A lo mejor estudiar un tema en concreto, una actividad, algo relacionado con la asignatura que menos te gusta… el caso es que te pones a pensar en ello y solo resoplas. Ganas cero de hacer eso. Estás a punto de decir «mejor lo hago mañana» y ponerte con otra cosa.

¡No lo hagas! Porque es una trampa tremenda, fíjate: si lo vas dejando siempre para otro día, al final tendrás que hacerlo cuando ya no te quede tiempo, y lo harás peor y con más agobios. Y como no queremos que te pase eso, te vamos a proponer una “fórmula” de dos pasos que nosotros utilizamos en casa. La puedes utilizar siempre que tengas que hacer algo que no te apetece… o que sueles dejarlo siempre para el último día. ¿Lo vemos?

Una fórmula de dos pasos… y listo

  1. PASO Nº1: Coge lo que tienes que hacer y divídelo en dos o tres partes más pequeñas. La idea es que en lugar de hacerlo todo de golpe, lo que siempre cuesta más y da más pereza, puedes hacer solo un trozo hoy, y mañana hacer el otro; o bien pasado mañana, si has decidido hacerlo en tres partes. Dividiéndolo conseguirás que te de menos pereza empezar, que puedas encajar mejor cada trozo en cada día, y al final ¡terminarlo! sin tantos agobios.
  2. PASO Nº2: Elige con cuidado la hora o el momento del día para hacer cada una de las partes en las que lo has dividido. Si por ejemplo decides dejarlo para última hora de hoy, cuando ya estás cansado y tienes ganas de dejar de estudiar, eso que te cuesta tanto o que no te apetece nada… ¿qué crees lo que va a pasar? Pues fácilmente lo dejarás para mañana o para pasado. Sin embargo, si lo haces al empezar o de las primeras cosas del día, o cuando estés con más ganas, te costará mucho menos. Sobre todo si lo divides en varias partes, como te hemos explicado antes.

Al final lo que conseguirás con esta fórmula es “ganar la batalla” cuando estás a punto de retrasar algo que tienes que hacer pero que no te apetece nada. Traducido: organizarte mejor, estudiar mejor, rendir mejor. ¡Éxito total!

Y es que con Hábitos se estudia mejor.

— Maje y Berto

Deja tu Comentario: