Cómo mejorar con una asignatura difícil o un profe complicado - Escuela de Hábitos
asignatura difícil

Cómo mejorar con una asignatura difícil o un profe complicado

Todos los estudiantes tienen una asignatura difícil: que se les da peor o que les gusta menos; o bien un profesor exigente que hace que esa asignatura sea más complicada que las demás. Lo que hacen muchos chicos es quejarse, dedicarle muchas horas, y pasarlo mal porque en el fondo no la terminan de dominar.

Estudia mejor, no más horas

La solución que nosotros te proponemos no estudiar más, sino mejor, de otro modo. Te vamos a presentar un plan con el que ir conquistando poco a poco esa materia que tanta guerra te da, o bien a ese profesor tan “complicado”. Y si ahora no estás en ninguna de estas situaciones, este plan también te ayudará a hacerlo mejor con cualquiera de tus asignatura y subir tus notas. ¡Así siempre ganas!

En los estudios las cosas se mejoran Hábito a Hábito. Y eso es lo que nosotros te recomendamos. Sigue este plan de cuatro Hábitos (nada complicados, ya verás) que te van a ayudar muchísimo con ese profe o asignatura complicada. ¿Empezamos a verlos?

Hábito 1: Pon a tope tu Atención en clase

Bastantes de los problemas con una asignatura o un profesor empiezan en clase: malos apuntes, no haber escrito bien todo lo que había que hacer, no preguntar al profesor si no entiendes algo, etc. Luego en casa todo lo ves negro (normal), pero sin darte cuenta todo se empezó a torcer en el cole o el insti.

Empieza por eliminar de la cabeza la idea de que vas a clase esa asignaturas «que odias», o que vas a ver a ese profe que no te gusta nada. Y justo al empezar la clase haz un esfuerzo por concentrarte, anota bien en tu Agenda los Deberes y sobre todo las fechas, sé ordenado al escribir y no apelotones tus notas y apuntes. Y si el profe pide algo o explica algo y no te queda claro, levanta la mano y pregunta. Nunca te vayas de clase con dudas.

Hábito 2: Al llegar a casa, revisa esa materia

Nada más llegar a casa haz un repaso de todo lo nuevo del día, y especialmente de esa materia. Pregúntate esto: ¿Hay deberes o ejercicios específicos de esa asignatura? ¿Hay algún nuevo trabajo o incluso un examen próximo?

Si son Deberes empieza por ahí. Porque al principio estás más fresco y te concentras con más facilidad. Si dejas esa asignatura para más adelante o el final del día, te costará todavía más.

Y si os han puesto un trabajo o examen, haz un pequeño plan para hacerlo poco a poco, en las siguientes semanas. Un poquito cada día. Pero sobre todo no lo dejes, empieza cuanto antes. Ya.

Hábito 3: ¿Necesitas algo de alguien? Pídelo ya

¿Hay algo que no entiendes o que te cuesta más? Es fácil que alguien pueda echarte una mano y explicártelo mejor. Puede ser algún familiar o incluso un compañero de clase. Si es así, no esperes al último momento a pedir ayuda. Dilo cuanto antes para que os podáis organizar, encontrar un rato para juntaros, y que tú tengas margen para al examen o entregar el trabajo.

En los estudios es MUY importante tener iniciativa, ir por delante y nunca esperar al último momento. Sobre todo con una asignatura o profe que no se te da bien.

Hábito 4: Los Viernes haz un repaso extra

Al al final de la semana siempre hay que revisar cómo están todas las cosas pendientes de tus estudios. Pero si tienes una asignatura difícil o profe complicado, te interesa hacer un repaso específico de todo eso.

El viernes pregúntate si hay algo pendiente para la siguiente semana, si algo de atrás que estás retrasando sin querer, o bien si deberías repasar algún tema o repetir algún ejercicio que no entendiste bien. Puedes empezar a hacer algo el mismo finde o el lunes como muy tarde. Pero no lo dejes para más adelante.

¿Ves? Estos Hábitos no son nada complicados y te darán un “extra” que vas a notar desde el primer minuto. Pruébalo y nos cuentas.

¡Y es que con Hábitos se estudia mejor!

— Maje y Berto

Deja tu Comentario:

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola